Saltar al contenido

¿Cómo optimizar el funcionamiento de un SSD lento en Windows 10, 7 y 8? – Guía paso a paso

12 mayo 2020

El espacio de almacenamiento en una computadora es uno de los puntos más importantes de una. Esto, al punto de que mientras más espacio de almacenamiento pueda tener el precio de ella puede subir drásticamente.

La importancia de esto mismo ha llevado a que se hagan avances en las maneras de cómo se almacena la información. Durante mucho tiempo se usaron discos duros tradicionales, pero estos a menudo tienen limitaciones en la manera como se almacena el espacio, cómo funciona el ROM o se realizan ciertas acciones.

No obstante, hoy en día lo mejor de lo mejor se encuentra en los SSD o disco duro en estado sólido. Estos discos duros no se valen de un disco magnético para poder almacenar la información, sino de una memoria no volátil parecida a la de un pendrive.

En comparación con los discos duros tradicionales hay un incremento considerable de la velocidad en una computadora. Pero, es usual que con el tiempo puedan ponerse un poco lentos. Cuando esto ocurre, puedes optimizarlo siguiendo lo que te vamos a contar a continuación.

Lo que necesitas saber antes

Es posible que hayas comprado un SSD, y que este mismo esté dando algunos problemas. Es usual que con ciertas partes de computadoras se pueda tener un decremento en rendimiento, pero con la tecnología que hay con las SSD no es algo muy usual.

Realmente, es porque hay muchas cosas que pueden ir mal con su funcionamiento en tu computadora. Y, aunque son pequeños detalles, si te haces cargo de ellos vas a mejorar mucho el tiempo de vida de tu SSD considerablemente.

Ante esto, si tienes Windows 10, quizás quieras hacer un par de cosas antes de empezar con las pequeñas optimizaciones. La primera es que actualices el firmware de tu SSD para que pueda funcionar perfectamente. Este lo puedes descargar desde el portal web del fabricante del mismo.

Y, por otro lado, deberás de revisar la configuración de tu SSD en la BIOS y cambiarla a AHCI si es que está en IDE, el cual es un modo que puede afectar gravemente el rendimiento general de la SSD hasta con la tarea más pequeña.

Realizando optimizaciones

Ahora que tienes un poco más claro lo que debes de hacer en Windows 10 para poder optimizar tu SSD, hay otras optimizaciones que puedes hacer para mejorar el rendimiento de la SSD. Primero, podemos hablar de la hibernación.

Cuando hablamos de la hibernación, hablamos de un modo en que tu computadora guarda la última sesión para iniciarla tal cual está. Esto puede ser muy efectivo con un disco duro normal pero con un SSD se puede perder mucho tiempo de vida debido a los ciclos de escritura.

En este caso, abre una ventana de comando e ingresa “powercfg.exe /h off”, presiona Enter y listo.

Por otro lado, es bueno deshacerte de Superfetch. Este es un proceso a través del cual se cargan previamente los programas a modo de que se inicien mucho más rápido. No obstante, cuando se usa un SSD puede no ser tan bueno debido a que se usan ciclos de escritura y además se ahorrar RAM en nuestra computadora.

Para poder quitar Superfetch ve directamente al menú de inicio y entra en “Servicios”. Aquí deberías de ejecutar como administrador y buscar la opción de “Superfetch” para desactivar este mismo.

Cuando hablamos de ahorrar ciclos de escritura, también es buena idea desactivar el indexado de la unidad de almacenamiento. Es realmente sencillo de hacer; solo dirígete a Mi Equipo, y en donde aparece tu SSD has clic derecho e ingresa en sus propiedades. Luego, solo desmarca la casilla inferior que habla sobre el indexado de la unidad.