Saltar al contenido

Cómo ganar una demanda civil o judicial por la deuda de dinero de una tarjeta de crédito

22 febrero 2021

Incurrir en una demanda civil o judicial por la deuda de una tarjeta de crédito es más común de lo que se cree, se estima que de cada 10 personas que poseen tarjetas de crédito, 2 incurren en demandas por la deuda de los mismos.

Al momento de adquirir una tarjeta de crédito con un banco o entidad financiera se firma lo que es un contrato para recibir la tarjeta, en el cual se acepta pagar los intereses y monto adeudado de la misma.

La persona que tiene una deuda de dinero de una tarjeta de crédito se encuentra en la obligación de pagar esta misma en el modo en que se obligó para ella, pero suele suceder que por algún imprevisto o caso fortuito no se pueda cancelar la tarjeta.

¿Qué consecuencias legales tiene no pagar una tarjeta de crédito?

Al aceptar una tarjeta de crédito se está acordando un contrato con el banco o entidad financiera, ese contrato obliga a la persona a pagar intereses, moras y la cantidad que se consuma.

Generalmente al no cancelar la deuda de dinero de una tarjeta de crédito el banco realiza una serie de llamadas o notificaciones a la persona deudora y se pueden llegar a establecer convenios de pago.

Al hacer caso omiso a las notificaciones del banco, en virtud del contrato que se firma al recibir una tarjeta de crédito, este puede demandar civil o judicialmente en cualquier momento y en caso de ganar el fallo pueden llegar a embargar los bienes del demandado.

¿Responder o no la demanda por deuda de una tarjeta de crédito?

En algunos casos de demanda por deuda en una tarjeta de crédito, el demandado se pregunta si responder o no ya que normalmente reconoce el hecho de haber consumido el saldo de la tarjeta de crédito. 

mujer gana demanda civil por deuda de tarjeta de credito

Cuando el demandado por deuda de una tarjeta de crédito no contesta la demanda, el demandante, el banco o entidad financiera, obtendrá un fallo en su contra y de este modo empezará a realizar el cobro del dinero adeudado.

Las cuentas bancarias pueden ser congeladas de este modo restringiendo el acceso al dinero que se pueda tener en ellas y en casos más preocupantes pueden llegar a ejecutar el embargo de sus bienes.

Al contestar la demanda por deuda en una tarjeta de crédito se puede solicitar que la audiencia se aplace, de este modo se tendrá tiempo para consultar a un abogado o asesor jurídico.

De igual modo se puede solicitar al juez encargado que se disminuya la cantidad demandada por la deuda de la tarjeta de crédito. En algunos casos es posible pedir un plan de pago que lo beneficie en su situación.

¿Como ganar la demanda por la deuda de una tarjeta de crédito?

Cuando los bancos presentan una demanda para el cobro de deudas por financiamientos especiales como lo son las tarjetas de crédito, únicamente anuncian como prueba el contrato de la tarjeta y un estado de cuenta que ellos mismos se encargan de realizar. 

demanda civil por tarjeta de credito

Por un lado el banco introduce una demanda civil o judicial con el objetivo de solicitar el pago y la prueba, el estado de cuenta o solvencia que es creada por ellos mismos.

Al momento de ir a una gasolinera y el consumo es cancelado por medio de una tarjeta de crédito, se firma un documento que puede ser conocido como factura, el original permanece en el establecimiento y una copia es entregada al comprador.

El banco por su cualidad de demandante está en la obligación de presentar además del estado de cuenta y el contrato de la tarjeta de crédito, para justificar la deuda, cada una de las facturas de los diferentes establecimientos en donde se haya hecho uso de la tarjeta de crédito.

Por lo tanto, según lo que nos establece el ordenamiento jurídico, sólo con la presentación de las facturas con la firma original del demandado puede introducir una demanda por el cobro de la tarjeta de crédito.

De este modo, el abogado o asesor jurídico puede alegar a favor del demandado la falta de requisitos o establecer que la demanda presentada por el banco o entidad financiera carece de justificación legal.