Saltar al contenido

¿Qué diferencias hay entre el sistema Push y Pull en el control de inventarios por incrementos?

24 enero 2021

Distinto al sistema de control de inventario centralizado, los inventarios por incrementos no suelen encontrarse con demasiada frecuencia. Estos consisten en que la producción o la compra es la fuerza dominante al determinar las cantidades de reaprovisionamiento.

Esto se traduce a que lo tomado en cuenta para realizar los inventarios son las cifras que brinden un mayor beneficio. Dependiendo de lo que tenga mayor impacto en la producción o la compra, se realizará un nuevo inventario en determinado tiempo.

Sin embargo, dentro de este control, se encuentran los sistemas de producción Push y Pull, los cuales tienen notables diferencias.

Características del sistema Push

Este sistema de producción funciona ‘empujando’ con previsiones y pedidos de fabricaciones al producto influyente de la producción. En base a ello, se encuentra un control de inventarios por incrementos que asume desde la fabricación hasta la compra del cliente.

Con este sistema, las compras de materia prima se tienen que realizar con unas previsiones que pueden (o no) ser certeras. Por ello, se pueden tener algunos stocks y se generan elevados inventarios en las etapas del proceso de compra y fabricación.

El sistema Push tiene poca flexibilidad a cambios, obligando a tener grandes tiempos en entrega de pedidos a los clientes. Implica desconexiones entre las etapas del proceso de producción, pues cada etapa produce lo que brinda su proveedor interno.

Por ello, en vez de darse inventarios por incrementos acorde a lo que se está solicitando, puede ser mayor o menor. La demanda no siempre es acorde a lo producido, siendo una de las principales desventajas de este sistema estipulado.

productos ofertados

Características del sistema Pull

Es un sistema de producción caracterizado por producir lo que el cliente ya ha consumido. Así sea un cliente interno o externo, la producción siempre se basará en lo ya consumido.

La fabricación va de acuerdo a las necesidades, produciendo de acuerdo a la demanda y conectándose todas las etapas del proceso. Con este tipo de sistema se eliminan las compras innecesarias de materia prima o inventarios intermedios que ralentizan la producción final.

Aunque es el tipo de inventarios por incrementos más ventajoso, se debe tener estrategia para saber dónde aplicarlo. Es un sistema que funciona correctamente, pero solo cuando se aplica en circunstancias necesarias.

Es útil para tener referencias de productor de alta rotación que tienen una producción constante. Así, solo es necesario buscar la conexión de los procesos para que la producción fluya.

Con ello se estandariza el sistema de producción, las cantidades de entregas correspondientes y sus correctos periodos a los clientes. La creación de inventarios absolutos e inventarios netos es más manejable con esta alternativa, siendo famosa en niveles de producción.

Usos del control de inventarios por incrementos

Sin importar cuál de los dos sistemas se usen, ambos pueden adaptarse según a la producción que se realice a nivel comercial. Los sistemas Push y Pull crean un mejor orden al momento de solicitudes de materias primas necesarias o vendidas.

En caso de tener interés en tener productos para que se vendan con mayor frecuencia, el sistema Push lo hace posible. Tener mayor cantidad de productos, de acuerdo a la solicitud de los mismos, para incrementar ventas es una buena estrategia.

Usando este control de inventario, se debe tener en cuenta que hay gran número de riesgos en las cantidades y tiempos. Es posible que todo el sistema varíe de acuerdo a estos parámetros, siendo un gran riesgo que se suele tener.

etapas produccion

Para tener un cubrimiento específico de la demanda y un inventario más preciso, el sistema Pull es el ideal. La producción en esta estrategia es justa a lo que se ha consumido, por lo que los clientes siempre serán atendidos.

Sus demandas hacen que el sistema se siga manteniendo en pie, siendo de los inventarios por incrementos que mejor resultan. Cada uno de los clientes involucrados en la producción y los fabricantes obtendrán aquello que están demandando en el proceso comercial.

Sin importar cuál de los dos sistemas se utilice, la herramienta más famosa para hacer estos inventarios es Microsoft Excel. Con sus hojas de cálculo, el manejo de los productos será más ordenados y así será menos los márgenes de pérdida que puedan llegar a darse.