Saltar al contenido

¿Qué diferencias existen entre la ‘debilidad’ y la ‘fortaleza’ de una empresa?

12 enero 2021

Todas las empresas poseen atributos propios que le permiten destacar en el área en la cual se desarrolla su actividad. Sin embargo, existen ciertos puntos débiles que si no se detectan a tiempo pueden desmejorar el rendimiento de cualquier entidad. Por tal motivo, es importante conocer la importancia del análisis FODA así como ¿Qué diferencias existen entre la ‘debilidad’ y la ‘fortaleza’ de una empresa?

¿Qué es una ‘fortaleza’ en el ámbito empresarial?

Cuando se habla del término ‘fortaleza’ en una empresa, se hace referencia a los atributos propios de una organización, es decir, características particulares que permiten el logro de los objetivos que se plantean.

Por tal motivo, estos atributos o fortalezas son elementos internos de cualquier empresa y solo pueden ser controlados por la misma. Además, una fortaleza se considera como un elemento positivo para la empresa lo que le otorga una clara ventaja a nivel de competitividad.  

¿Qué es una ‘debilidad’ en el ámbito empresarial?

Una ‘debilidad’ es un elemento clave para conocer las deficiencias que influyen de manera negativa en el logro de los objetivos que se plantean. Generalmente, las debilidades se hallan al momento de realizar un análisis interno, por lo que, son factores decisivos que podrían afectar el desempeño de una empresa si perduran de manera latente.

Por lo tanto, es necesario realizar una planificación estratégica a fin de detectar  las deficiencias o ‘debilidades’ las cuales pueden convertirse en fortalezas cuando hay un conocimiento claro de aquello que se está haciendo de forma incorrecta a fin de convertirlo en una oportunidad de mejora.

Las diferencias  entre la ‘debilidad’ y la ‘fortaleza’ de una empresa

La ‘debilidad’ y la ‘fortaleza’ de una empresa son dos elementos de autovaloración de gran importancia porque permiten determinar los aspectos positivos y negativos de cara a un mercado altamente competitivo. Por esta razón, es importante conocer en qué se diferencian ambos factores y qué actividades pueden realizarse para lograr un control total del desempeño de cualquier organización con o sin fines de lucro. 

persona trabajando oficina

La variabilidad de la debilidad y la fortaleza

Una fortaleza puede cambiar dependiendo del tipo de negocio y el producto o servicio que ofrece. No obstante, la debilidad depende de factores generalizados referentes al desempeño inadecuado de actividades propias de cualquier empresa tales como una planificación estratégica nula o incorrecta, la mala aplicación del marketing o la baja capacitación del personal.

Por su parte, la fortaleza dependerá del producto o el servicio que se ofrece a los clientes, la capacidad de fabricación, los costos y los precios respecto a otras empresas del mismo tipo, el uso de nuevas tecnologías y la presencia de empleados capacitados para responder ante diversas situaciones.

El efecto de la debilidad y la fortaleza

La debilidad produce un efecto negativo en la empresa cuando se atiende a tiempo o pasa desapercibida. Este factor impide el desarrollo correcto de los objetivos por lo que acarrea problemas que ponen en riesgo la eficiencia, la proyección y la sostenibilidad de cualquier empresa. 

debilidades fortalezas empresa

Por su parte, la fortaleza le añade un valor adicional a la empresa, ya que le otorga una ventaja que posiblemente no tienen otras compañías. Esto genera un punto positivo o fuerte que  le facilita el alcance de los objetivos. Por ende, las fortalezas impulsan el rendimiento de la empresa y le permiten destacar frente a la competencia tal y como ocurre al momento de desarrollar un plan de marketing apropiado.

El modo de identificación  de la debilidad  y la fortaleza

Una debilidad no se puede identificar fácilmente, puesto que este proceso requiere de una autovaloración imparcial. Esta dependerá de conjunto de actividades previamente planificadas a fin de conocer los obstáculos reales, los conflictos o las situaciones de riesgo que se presentan en un momento particular. Por consiguiente, un análisis exhaustivo puede ayudar a determinar cuáles son los factores de impacto negativo para una empresa.

Por otra parte, las fortalezas suelen ser factores que se identifican fácilmente porque destacan a primera vista. Aunque las fortalezas también requieren de un proceso de análisis para su identificación, la valoración suele ser menos compleja porque resalta los puntos favorables y de mayor interés de una compañía.