Saltar al contenido

Cómo solucionar el problema «La aplicación se ha detenido» en Android

23 enero 2020

Que una aplicación se detenga, es definitivamente algo que ningún usuario de Android quiere. Es posible que, cuando estas situaciones se presentan, nos frustremos mucho; porque podríamos perder algo importante que estuviéramos haciendo. No hace falta que sigas estresado, pues, en esta guía, te mostraremos cómo solucionar el problema La aplicación se ha detenido.

A veces surge al abrir la galería para ver nuestros archivos de imagen o vídeo, otras veces simplemente al ejecutar una aplicación de cualquier tipo. Nos encontramos con un finalizado automático, bastante inesperado, que arruina nuestros planes, y nuestra experiencia de uso con el teléfono móvil.

Lo que haremos será explicar algunos de los métodos para solucionar el problema de La aplicación se ha detenido, solamente válidos para dispositivos Android. Si ninguno de estos pasos solucionara tus inconvenientes, deberías comenzar a buscar algún técnico de confianza, para que diagnostique correctamente el problema.

¿Cómo solucionar el problema «La aplicación se ha detenido» en Android?

1- La primera solución que te ofreceremos, es sencilla de realizar. Accederemos a una de las aplicaciones que nos esté dando inconvenientes, en este caso tomaremos la galería, que es donde a muchos les pasa. Mantendremos presionada la app (que ya viene por defecto en el teléfono), y arrastraremos su icono al texto Información de la aplicación, que aparecerá en la parte superior de la pantalla.

Del menú desplegado, escogeremos la opción Almacenamiento. Como último paso, tocarás los botones de Borrar datos y Borrar Caché (no se eliminarán tus fotos ni la aplicación, solo cosas innecesarias).

2- En el caso de aplicaciones que no vengan instaladas de fábrica, realizaremos el proceso de la misma forma que antes. Pero, si no se solucionara el error, debemos desinstalarla y luego instalarla nuevamente. Esta acción permitirá un instalado limpio, dejando atrás cualquier problema que tuviera.

3- Podemos intentar reiniciar nuestro dispositivo móvil. Esto permitirá un inicio limpio, que optimice las aplicaciones instaladas, mejorando la fluidez del teléfono.

4- Si tienes demasiadas aplicaciones, podrías intentar borrando las menos necesarias.

5- Los procesos en segundo plano consumen nuestra batería y memoria RAM. Son una causa muy común, de problemas en el funcionamiento de los smartphone. Puedes valerte de alguna aplicación como KillApp, para cerrar todos los procesos en segundo plano automáticamente.

6- En caso de que la Play Store no esté funcionando, deberás hacer algo muy simple. Si el primer paso no funcionó, intenta borrando las actualizaciones de esta app. Quedándote con la versión de fábrica, evitarás muchos problemas de compatibilidad.

Medidas extremas para reparar el teléfono

Otra medida para solucionar el problema de La aplicación se ha detenido, es efectuar un hard reset a nuestro teléfono móvil. Esta es la última medida que debemos tomar, pues, el reinicio de hardware, implica el restablecimiento de fábrica de nuestro dispositivo.

O sea, se eliminarán todas tus instalaciones y configuraciones, para este paso debes primero respaldar todos tus archivos importantes (fotografías, grabaciones, documentos, notas).

No lo presiones. Si las características de tu aparato no son las óptimas para algunas aplicaciones, lo mejor es que busques la forma de adquirir uno nuevo, aunque sea un gasto extra de dinero.

¿Cómo mantener mi teléfono en buen estado?

Habiendo puesto en práctica todas estas medidas, ya no tendrás problema con el teléfono, al menos por un tiempo. Con el fin de preservar el correcto funcionamiento de tu celular, debes recordar darle mantenimiento periódicamente. Busca aplicaciones que limpien la memoria y liberen RAM, elimina archivos innecesarios, apágalo cada un tiempo.

Recuerda que, como mencionamos al principio, si el error no se ha solventado, es posible que necesites contactar a un técnico especializado. Esto es debido a que, con seguridad, se trate de un problema del hardware, que no pueda solucionarse sin revisar físicamente el móvil.