Saltar al contenido

Cómo convertir un iPod antiguo en una unidad de disco duro externo

29 julio 2020

Los iPods son probablemente los reproductores portátiles más innovadores de la década. Si bien no funcionan como teléfonos, puedes ver películas, escuchar música, jugar, y tomar fotografías.

Pero algo que los hace incluso más interesantes es el hecho de que puedes utilizarlos como un disco externo. Aquí puedes aprender cómo convertir un iPod antiguo en una unidad de disco duro externo fácilmente.

Lo primero que debes saber es que utilizar tu iPod como disco duro externo es 100% eficaz, pero tiene condiciones. Por ejemplo, no será posible ver los archivos que guardaste en él desde el iPod y mucho menos reproducirlos, sean cuales sean. Pero sí que podrás llevarlos a donde sea con él.

Cómo convertir un iPod en una unidad de disco duro externo

Si al comprar un iPod fuiste primerizo en tratar con tecnología de iOS, es probable que hayan sucedido percances. Por ejemplo, seguramente intentaste copiar música y películas en él a través del gestor de archivos normal. Al hacerlo, probablemente no tardamos en darnos cuenta de que no podíamos escuchar la música que trasladamos a nuestro iPod.

Si continuamos indagando después de aquella primera decepción, descubrimos que para copiar música a nuestro iPod necesitamos iTunes. Esta es la aplicación desarrollada por Apple que se usa para gestionar los archivos de manera externa en cualquiera de sus dispositivos.

No importa si se trata de una PC, un teléfono, o cualquier modelo de los útiles e ingeniosos iPods, es necesario que utilicemos siempre iTunes para copiar los archivos.

Sin embargo, las canciones o películas que copiamos con el gestor de archivos del sistema operativo nos seguirán apareciendo si abrimos el iPod con el mismo. Esto significa que si bien las canciones que no son copiadas con iTunes no pueden ser escuchadas, sí pueden trasladarse en el reproductor. Convirtiendo así tu iPod en un perfecto método de traslados de archivos de cualquier tipo.

Convertir tu iPod en una unidad de disco duro externo resulta entonces un proceso muy sencillo. Bastaría simplemente con utilizar el gestor de archivos o el explorador por defecto de nuestro sistema operativo para copiar canciones en él. Al hacerlo el mismo comenzará a cumplir una función similar a la que cumplirían las unidades de bus portátil.

Al conectar con un cable tu iPod a cualquier computadora, sin importar su modelo, podrás ver los archivos que copiaste desde tu equipo. Esto incluye canciones, imágenes, películas, documentos, archivos .zip o .rar, y en fin, cualquier archivo cuyo peso sea soportado.

Podrás llevar tu iPod a cualquier sitio teniendo la certeza de que llevas un disco duro externo que almacena confiablemente tus archivos.

Qué debes saber antes de usar así tu iPod

Cuando utilices tu iPod como un disco duro de memoria externa debes comprender que su funcionamiento normal para escuchar música puede verse afectado.

Además, algo que debes tener muy presente es que no deberías eliminar ninguna carpeta que esté por defecto en el reproductor. Esto podría afectarlo al punto de causar errores graves que le restarán efectividad y complicaran mucho.

También cabe resaltar que siempre debes tener presente que no podrás interactuar con los archivos que copies abriéndolos desde el iPod, solo desde computadoras. Y además, es mucho mejor utilizar modelos antiguos, ya que los mismos suelen disponer de más memoria y tienen menos actualizaciones.

¿Vale la pena utilizar un iPod antiguo como disco duro de memoria externa?

La respuesta es sí, los iPods tienen suficiente memoria para retener música y a la vez llevar cualquier tipo de archivo. Además, los mismos son muy fáciles de llevar a cualquier sitio por lo que será como llevar una USB en tus manos. Puedes almacenar en él una cantidad razonable de información que más tarde podrás extraer para usarla para cualquier fin.

Si deseas formatear tu computadora y no tienes un disco duro de memoria externa real, eres libre de utilizar un iPod antiguo para almacenar tus datos, lo cual funciona perfectamente